Aprende a valorar tu salud

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Los valores son un concepto conveniente, respetado socialmente y cualquier referencia a ellos agrega peso a nuestras palabras. Es más que probable que tu empresa, familia, grupo social, tenga valores fundamentales en la pared con términos importantes como: Respeto, Integridad, entre otros. Cada empresa, trata de inculcar esto a sus trabajadores, pero ¿llegan a las percepciones, creencias y acciones de las personas?

Tu, como tus profesores, jefes, socios, etc, tienen muchos valores que impulsan sus decisiones y comportamientos , pero probablemente no sean lo que tu crees que son. Si deseas comprender por qué la aptitud física no dura para la mayoría de las personas, incluso al iniciar un nuevo año, y cómo resolver este problema, tu debes comenzar a entender, cuales son los valores reales de las personas.

Los valores a menudo se confunden con un código ético . Idealmente, tus valores se superpondrían casi por completo con los comportamientos que consideras más morales, pero estos dos conceptos aún están separados. Lo que valoras es simplemente lo que prefieres.

Por ejemplo, prefiero dormir bien por la noche en lugar de quedarme despierto hasta tarde bebiendo. En consecuencia, mis actividades sociales tienden a suceder antes de la noche. Dejo mi teléfono antes de las 7:30 y mejor me encuentro leyendo antes de las nueve todas las noches o mejor me pongo a tocar el piano con mi hijo.

A medida que maduras, tus valores pueden volverse lo suficientemente complejos como para preferir conceptos más matizados a largo plazo. Por ejemplo, yo prefiero la salud, la vitalidad, la confianza y la sensación de armonía natural que obtengo al comer ensaladas con cada comida sobre el placer de comer donas u otros dulces. Ciertamente no siempre fue así, pero esto cambió conforme fui madurando cada año. Lo mismo pasa con el consumo de carne, lo dejé porque valoro mucho más la vida de otros seres vivos que mi paladar o que la proteína para “mis músculos”.

La percepción impulsa nuestros valores, esto es crucial. Lo que preferimos se basa completamente en los resultados que asociamos con cualquier curso de acción dado . Identificamos acciones con sentimientos e ideas muy simples. Cuando me abstengo de tomar alcohol, o cuando me ofrecen vodka aquí en Ucrania, me abstengo de ser alguien que no quiero ser. Tengo una fuerte aversión emocional a la idea de convertirme en alguien peor.

No estoy decidiendo que no aceptes un trago o una cerveza nunca, estoy decidiendo no ser impulsivo, fuera de control, insalubre e irresponsable (al menos eso pienso yo en mi cabeza). Estoy decidiendo no cambiar mis sueños por comodidad momentánea. Para mí, es una decisión de valor tan simple como elegir no consumir drogas.

Los valores tienden a dictar la mayoría de tus acciones a largo plazo . Si haces ejercicio todos los días será porque valoras todos los beneficios que el ejercicio te brinda sobre la comodidad de no moverte o ser sedentario.

Construir valores más productivos

Si queremos construir valores más productivos, puede ser útil seguir estos pasos:

  1. Mira tus acciones y evalúa honestamente los valores que indican. Por ejemplo, si estás endeudado y tienes un automóvil elegante, un armario lleno de ropa de diseñador cara que apenas has usado y una presencia en las redes sociales que domina la mayoría de tus horas conscientes, es posible que te des cuenta de que tu valoras más lo que la gente piensa de ti, que tu seguridad financiera y tiempo de calidad.
  2. Determina los valores más fructíferos y ensaya mentalmente las acciones que necesitarían. Por ejemplo, te gustaría valorar más tu salud a largo plazo y tu energía diaria. Para hacer esto, necesitarás comer mejor, dormir mejor y agregar movimiento regular a tu vida, tal como lo indicamos en Imparable .
  3. Planifica tiempos para reflexionar sobre tu progreso y vuelve a evaluarte.

Este es un proceso valioso que idealmente debería volverse menos estructurado y más una extensión natural de cómo se ve el mundo y se refleja en tu vida. Sin embargo, no quiero pintarte todo de color de rosa, también todo esto es bastante limitado. No podemos establecer la lógica para cambiar las percepciones y no podemos planificar todas las complejidades de nuestra vida diaria. El cambio real sigue a tomar las acciones correctas.

Espero que hayas logrado ver el video completo que lo compartí al inicio de este post para que puedas absorber todas las ideas que expongo y que deseo que apliques desde ya en tu vida diaria.

Con mucho cariño me despido y te deseo un hermoso día, tu entrenador Gero.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a imparable y siente la experiencia

Obtén acceso instantáneo a todos los programas de entrenamiento y a tu planificador de dietas con tu diario. Optimiza tu progreso y entrenamiento. Adquiere tu membresía al costo de un combo de una hamburguesa.
Descuento

Acerca de mi

Soy Gero y yo estoy seguro de que cada persona puede alcanzar el cuerpo de sus sueños, y yo trabajo muy duro para que todos tengan la oportunidad de hacerlo mediante mis videos e información en imparable.

Artículos recientes

Síguenos

Conoce más de mi

Reproducir vídeo

suscríbete y recibe artículos

Suscríbete a nuestra lista para que recibas nuevos artículos y consejos de Imparable a tu bandeja de entrada.

Curso gratuito
de Ajustes en la dieta

Regístrate y aprende mis técnicas de ajustes en una dieta