9 claves para mejorar en el entrenamiento y tu vida

1. Establece un ritmo

No hay nada más poderoso que tener un ritmo y aferrarse a él. Eso significa decidir exactamente cuándo vas a entrenar y tratar eso como una cita inviolable que has hecho contigo mismo. Una vez que establezcas un cronograma, no tendrás que perder el tiempo preguntándote cuándo encontrarás tiempo para tu próximo entrenamiento o cómo vas a mantener tus esfuerzos con el tiempo .

Ya sabes, está ahí, en tu calendario. Y aunque puede tomar un tiempo acostumbrarse a un ritmo, una vez que lo hayas establecido, comenzaras a llevarlo adelante. Crreme se vuelve automático. Eso es especialmente útil durante tiempos estresantes o perezosos. Todos tenemos nuestros malos hábitos con los que lidiar, pero la tendencia de que la mente entre en piloto automático no es malo, siempre y cuando hayas programado que tu piloto automático sea positivo y productivo.

2. Sé realista

La gente a menudo sabotea sus esfuerzos al plantearse expectativas poco realistas sobre sí mismos, y las personas con los planes más grandiosos tienden a lograr lo mínimo. No intentes convertirte en el Capitán América mañana al despertar. Trabaja con la realidad de tu situación en lugar de trabajar en contra de ella.

Si sabes que solo tienes veinte minutos para entrenar los miércoles, entrena durante veinte minutos los miércoles en lugar de lamentarte por el poco tiempo que tienes. Ya sea en términos de duración o intensidad, un día liviano o con muy pocos ejercicios por lo general es mucho mejor que un día libre sin hacer nada en el gym, especialmente cuando estás estableciendo tu ritmo. Si piensas en términos de “todo o nada”, con demasiada frecuencia terminarás sin nada .Sigue tu camino. Integra tu entrenamiento en tu vida y en tus objetivos generales en lugar de enfrentarte a ellos.

3. Conoce tus razones

Para qué estás entrenando? Si lo sabes bien , tendrás éxito; si no lo sabes, no lo harás. La clave aquí es ser honesto contigo mismo. ¿Quieres perder peso? ¿Quieres ser enorme? ¿Quieres competir en un deporte específico? ¿Solo deseas mejorar tu vida? No te avergüences si tus verdaderas razones para entrenar se sienten un poco extrañas .

Si te hacen entrenar y crear esa disciplina, el resultado será grandioso porque te aferras a esas razones. Y si bien pueden evolucionar con el tiempo, nadie más puede decirte cuáles son tus razones para entrenar . Encontraras una fuente inagotable de energía para alcanzar tus verdaderos objetivos.

4. Sé amable contigo mismo

Recuerda, el objetivo general del entrenamiento es hacer algo positivo para ti. No es para complacer a nadie ni impresionar a nadie más, ya sea dentro o fuera de tu cabeza. Estás entrenando porque reconoces que al hacer algunos sacrificios en el momento presente y al poner un esfuerzo real, le estás dando a tu ser futuro un don profundo: no solo una mejor salud y estado físico, sino una evidencia sólida de que tu vales mucho y tienes que cuidarte.

Eso es algo hermoso, y deberías celebrarlo. El refuerzo positivo tiende a construirse sobre sí mismo y acelerar el progreso mucho más efectivamente que teniendo pensamientos negativos . Entonces, en lugar de castigarte cuando cometes un error o te pierdes una sesión de entrenamiento, intenta recompensarte cuando haces algo que te acerca a tus objetivos.

5. Pero no seas tan bueno contigo mismo

No importa cuán motivado estés para alcanzar tus metas, no importa cuánto ames tu entrenamiento, la mayor parte de lo que se necesita para lograr cualquier cosa que valga la pena es trabaja duro y mantener el ritmo . Tendrás que hacer cosas que simplemente no quieres hacer, a veces tu vas a preferir quedarte en la cama, comer helado y ver videos de chismes en YouTube.

La clave aquí es recordar que la autodisciplina no es un mal necesario al que tienes que someterte; es una superpotencia que puede hacer que el mundo se someta a ti. Solo piense en las personas que han llegado al éxito por mantenerse siempre dentro de esa autodisciplina. Eso es mejor que el helado

6. Perfecciona algo

Es posible que desee experimentar con una variedad de enfoques de entrenamiento o deportes antes de establecerte en algo, e incluso una vez que lo hagas, es probable que existan tentaciones de hacer algo diferente. El peligro allí es convertirse en alguien que no cumple con sus metas, jugando con una cosa tras otra sin siquiera comprometerse con un enfoque total a ver una transformación al 100%

Para combatir esa tendencia, incluso mientras experimentas, intenta encontrar algo pequeño que puedas dominar . Tal vez es una serie de ejercicios de peso corporal como las dominadas. Tal vez es las sentadillas pistola o  tal vez hacer mas lagartijas. Sea lo que sea, por simple que sea, conviértelo en un ancla en tu entrenamiento, algo que siempre haces y en lo que siempre mejoras, sin importar qué más estés explorando.

Le darás a tu entrenamiento un núcleo sólido durante toda tu experimentación, y te demostrarás que eres capaz de dominar, que una vez que encuentres lo tuyo, podrás llevarlo hasta el final.

7. Sigue volviendo a lo básico

Cuando crees que dominas algo, especialmente algo básico, a veces puedes estár equivocado y comienzas de nuevo como si fueras un principiante. Es casi seguro que encuentres puntos ciegos o formas de mejorar que se han escondido debajo de tu nariz duraren mucho tiempo.

Reparar esos errores y optimizar esos fundamentos generalmente proporcionarán más progreso general que agregar algo nuevo haciendo las cosas mal, y te ayudará a solidificar la base sobre la que se debe construir al agregar esos elementos adicionales cuando corresponda.

8. Piensa a largo plazo

Tu puedes sobreestimar fácilmente lo que puedes lograr en un año, y subestimar fácilmente lo que puedes lograr en tres años. Esto proviene de alimentar la fantasía poco realista de que de alguna manera puedes tenerlo todo si solo encuentras el atajo correcto .

Claro, hay formas más y menos efectivas de entrenar, dependiendo de tus objetivos, pero si estás demasiado atrapado buscando un atajo o una gratificación instantánea, es probable que provengas del lugar equivocado, y es probable que termines seducido por el último atajo: no hacer nada y luego racionalizarlo.

Peor aún, perderás la verdadera aventura del crecimiento y la transformación que solo proviene del compromiso a largo plazo con un programa de capacitación que se desarrolla con el tiempo. Puede que no obtengas los resultados que deseas de inmediato, pero en unos pocos años habrás logrado cambios increíbles.

9. Sigue moviéndote y has ajustes si es necesario

Al igual que con la mayoría de las cosas, la magia real proviene de ponerse en movimiento. No puedes optimizar tu rendimiento mientras te quedas quieto. Tendrás que empezar aceptando muchas imperfecciones y luego hacer ajustes continuos a medida que avanzas.

Muchas personas se estancan o nunca comienzan porque creen que de algún modo ya deberían estar en la línea de meta . Se quedan atrapados en fantasías de una versión que no son. No hay forma de ganar este juego. En tu lugar, abandona la fantasía y desarrolla una mentalidad que coopere con la realidad y las verdades básicas que te permiten avanzar hacia el dominio y el logro de tus objetivos, de forma gradual pero poderosa, a lo largo del tiempo. Tu yo futuro te lo agradecerá.

Un fuerte abrazo de parte de Gero.

1Compárteme

¿ Te gusta mi contenido? Entonces agradecería mucho que compartieras este mensaje a tus amigos para que tomen acción.

TRANSFORMATE

INTÉGRATE A LA ARMADA IMPARABLE

[layerslider id=”6″]

DEJA TU PREGUNTA O COMENTARIO

avatar
  Suscribirse  
Notificarme de